El dormitorio

También, por cortesía de Javier, os adjunto esta foto del dormitorio. ¡buf! ¡A dónde nos hemos remontado! Nosotros teníamos taquillas en vez de mesitas.

A la foto enviada por Javier añadimos la de Jesús Cervantes en la que se ve a alguien (¿su madre?) echando una siesta. Ojo con los detalles de la sobrecama, etc.

Enviada por Jesús Cervantes

Enviada por Jesús Cervantes

 

Anuncios

28 comentarios en “El dormitorio

  1. Cuando estábamos en 6º,mi dormitorio era el que estaba más cerca de la rondalla,y me ocurrió lo siguiente.(No tiene nada que ver con la rondalla,era sólo para situarnos)
    Una noche me desperté porque estaba un tanto incómodo,y descubro,durmiendo junto a mí,al compañero de la cama de al lado.Eh,eh…que te has equivocado de cama.El pobre se despertó sobresaltado sin entender nada de lo que pasaba.El inocente, que a veces se despertaba sonámbulo,al volver a dormir,se había confundido.
    Aturdido y un poco avergonzado-no pasa nada, le dije- volvió a su cama. Eso sí. Me pidió que, por favor, no se lo contara a nadie. Y yo, cumpliendo a medias mi promesa, cuento la anécdota.(Si no la cuento aquí,dónde la voy a contar…)Pero…¡Habiéndome olvidado totalmente de quién era el susodicho!
    Pienso que esta anécdota vale tanto para EL DORMITORIO como para el capítulo del FUERA DE SITIO.

  2. Jesús Mari; recuerdo una mesilla pequeña y una bolsa/maleta debajo de la cama??? Lo que no se me va de la cabeza era tu cojositio para estudiar de noche. Aquel tubo de la calefacción enfrente de la tienda de golosinas. Era cojonudo.

    Ion cuenta con nosotros para ese plano. Con tu destreza y los recuerdos de todos hacemos un plano en la recepción del hotel en la rueda de reconocimiento. Lleva papel y lápices de colores.

    Gabon

  3. Oscar, el ataque de apendicitis me dio a mí y D. Antonio Chicharro, el enfermero, me llevó en la furgoneta blanca al hospital militar de Vitoria (Por cierto, he visto la foto de D. Antonio Chicharro en la comunidad de Urnieta, que alguien me saque de mi confusión)También me llevó en otra ocasión a escayolarme el brazo que de un balonazo me rompieron. Recuerdo a este salesiano con mucho cariño me suena que era muy gracioso y amable.
    Oscar ¿tienes tú la foto del cursillo de Pamplona donde estás arriba del todo a los pies de Domingo Savio?

    • Pedro, este salesiano que dices Antonio Chicharro pasó muchos años en el colegio de Logroño y desde este curso está aquí en Santander. Él me dejó muchas de las fotos de la visita del rector del año 73-74 y de cursos de Urnieta de los años 80-81, 81-82… un buen salesiano y una buena persona.

    • Creo que,en homenaje a Antonio Chicharro,el puesto de Chucherías se llamaba ANDONI’S.
      Me parece un grandísimo honor dar nombre a uno de los lugares más míticos de nuestra infancia.

    • Hola Pedro ,ya he encontrado la foto del cursillo, y alguna que otra más , tanto de Zuazo como de Urnieta. A ver si las escaneo y las mando.

  4. Al final de curso y al principio era la repera. Había algunos que eran unos artistas cazando grillos, los metían en pequeñas cajas y los llevaban al dormitorio y llegaba algun momento que se oían en el dormitorio grillos por todas partes. Los salesianos iban a la caza de grillo y los confiscaban. También estaba el que con un linterna y los apuntes se tapaba con las mantas y estudiaba tipo tienda de campaña, o el que se levantaba a las tantas de la noche para estudiar en los servicios, eso si que era ser aplicado. Y no digamos el que roncaba, creo que lo del calcetín sudado no daba los resultados esperados. No se si fue en Logroño o Zuazo en el que había soonnááánnnbbbuuulllloooosss.

    • ¿Y cuando se colaba algún pájaro,o algún murciélago en el dormitorio?Aquello sí que era una fiesta…
      Antes de dormir solíamos leer,sobre todo, tebeos.
      Había algunos que a los tebeos les llamaban “chistes”.¿Alguien me puede confirmar esto?

  5. En una ocasión quise estar preparado para salir el primero al baño y estando las luces apagadas me quité dentro de la cama el pijama y me puse los pantalones. En esto estaba cuando un fuerte viento abrió la ventana de golpe, en plena nevada, y claro todos me decían que cerrara la ventana porque estaba el más cercano. Claro al levantarme me vieron que estaba haciendo trampas y alguno ya me dijo algo, de todo menos bonito, pero sin acritud. Vaya, quedé en evidencia a plena luz del día.

  6. Mas de uno dábamos con los huesos en la tarima por llevar las zapatillas de noche sin meter bien y las camas de las esquinas las arrastrábamos al pasar, los comienzos de las barricadas estaban al caer.

  7. ¡¡¡Venga ese plano!!!
    Recuerdo un trozito muy significativo para mí. En el primer piso subiendo por el Andoni (o ¿Andoni’s?)un pasillo pequeño unía los lavabos y el dormitorio con el pasillo estrecho de madera oscuro donde estaba la enfermería y hacia la derecha se iba a las aulas y hacia la izda a la sala de los superiores (rancia y decimonónica) y a una pequeña capillita. Pues bien, en ese trozito estaba también una oficina donde D. Pepe nos daba la paga y hacíamos los pagos.
    Ion sé benévolo con mi plano pues he de reconocer que durante muchos años los recuerdos de Zuazo durmieron en el fondo de mi mente, si bien es cierto que dormían como un bebé tranquilo que se sabe querido.
    Pues en ese trozito ocurrió que Alfredo Lafuente Ochoa y yo, que estábamos, por supuesto “fuera de sitio”, jugábamos a perseguirnos, y yo, cuando me iba a alcanzar, le cerré de golpe esa puerta y se le enganchó la manilla en la parte interior del codo provocándole una herida brutal. Yo me quería morir … Ya no recuerdo los detalles posteriores, pero todo se resolvió y supongo que fui absuelto pues no había intención de hacer daño. “Ochos” y yo éramos carne y hueso. Bueno, que me he ido del presupuesto…

    • Ahora que comentas lo de Alfredo, que creo que te seguía por que le habías hecho algo, ¿no fue también a Alfredo que se lo llevaron urgentemente por un ataque de apendicitis? o ¿fue a tí?. Tengo el recuerdo pero no de quien se trataba.Del dormeitorio de cuando estabamos en 7ª recuerdo que subíamos unas escaleras, y yo giraba a la izda hasta el fondo y alli volvía a girar a la izda, creo que hacía una especie de “L”. El de 8º era ya todo un señor dormitorio con los armarios de madera y aquella especie de mesilla en el interior del armario donde colocaba, (yo almenos) aquellas figuras de Maria Auxiliadora que respalndecían en la oscuridad. Espero que con esto se haya despajado alguanas dudas.

    • Óskar, me acabas de traer a la memoria aquellas imágenes de María Auxiliadora. Yo tenía una y era algo llamativo verlas todas verdes cuando se apagaban las luces del dormitorio.

    • Hola Diego, no se si te acuerdas de mí. Yo cuando te he visto en las fotos en las que apareces, es como si fuera ayer mismo que andabmos jugando junto al río y en aquellas acequias que pasaban creo que por donde el frontón. Aunque yo fuera de 8º solía congeniar mucho con los de 7º y 6º , ya que por estatura parecía más de esos cursos que del mío.

    • Todas aquellas imágenes fosforesciendo al unísono parecían una secuencia de Encuentros en la Tercera Fase.
      La mayoría de las veces,Iker Jiménez saca casos menos inquietantes.

    • Oskar, ahora recuerdo el dormitorio pero creo que despues de girar a la izquierda haciamos una derecha y a la entrada habia una habitacion donde dormia Don Pepe?..Recuerdo una noche que despues de estar dos dias con dolor de muelas desperte a don Pepe porque no podia mas. Me puso un algodon con anestesia en la muela. Al otro dia me recuerdo en el dentista en Vitoria sufriendo la extraccion de una muela. Desde ese dia tengo panico a los dentistas..

  8. Tengo una gran duda que no consigo recordar ni con los ojos cerrados Goio,¿Donde metíamos la ropa en sexto y séptimo?, pues en la mesilla no nos entraba toda. Los que no se me van de la cabeza son Jesús Jiménez y Pedro León Ocaña de rodillas encima de la cama rezando antes de apagar la luz, otros seguían un buen rato una vez apagada sobre todo el año que se murieron los dos Papas en un mes. Tranquilos que yo estaba en el centro de los dos y también rezaba.

  9. ¿Os acordáis?Plas, plas,plas…Tres palmadas y todos arriba, y si alguno remoloneaba, le quitaban las sábanas de un tirón.Y todos a correr,camino de los lavabos,donde se formaban largas colas.Los más previsores,ya estaban con el neceser preparado,y a la primera palmada salían como centellas para no tener que esperar.

  10. Creo recordar que éste dormitorio era el último al que se accedía a través de otros dos. Recuerdo… que
    subiéndo desde las escaleras de la galería principal al lado de la tienda de golosinas en el primer piso había un dormitorio pequeño al lado de unos servicios. El primer año era dormitorio pero luego se usó para alguna de las clases de expresión corporal que Diego Bermejo nos preparaba. Siguiendo por la misma escalera llegábamos al segundo piso y allí estaba la entrada a los dormitorios y los lavabos al lado donde los sábados a la tarde había ducha obligatoria. El dormitorio era un gran espacio con su división en el centro. Había que ir hacia la izquierda por un lateral de la nave para luego girar a la derecha y acceder al dormitorio que se ve. Se entraba en ése espacio por un hueco sin puerta y la celda del salesiano estaba a mano derecha. Ahí era donde dormía Diego Bermejo. Antes de entra en el gran espacio que era éste dormitorio, había otro dormitorio a la izquierda. Era el lado opuesto al otro que dice Ion Arretxe en el que estaba la chimenea de la cocina. Es decir, mirando al colegio de frente desde el campo de baloncesto. El dormitorio de la foto estaba justo encima de las clases y la cocina. El que digo yo (el segundo) estaba encima del comedor.
    Hoy es el día que cierro los ojos y lo veo todo tal y como estaba. Sería capaz de hacer un plano con bastante aproximación a la realidad.

    • Querido Goio.Tenemos que hacer ese plano.El otro día hablé con el Ayuntamiento de Zuazo,y me contaron que ya no se puede acceder a las plantas superiores del edificio,por miedo a posibles derrumbes.Por lo visto, han tapiado las escaleras para evitar sorpresas.Así que ya sólo nos queda el recuerdo de los espacios que formaban el colegio.Tenemos que completar, entre todos, el puzzle de Zuazo,y dejarlo dibujado para los restos.¿Hace?

  11. Este dormitorio Ion estaba en la primera planta, subías por la escalera que estaba encima de la tienda de chuches, nada mas subir la escalera te encontrabas de frente con el baño, a la izquierda de éste estaba el dormitorio, yo pasé allí todo el año, ya que evité que me cambiaran a los de arriba, y el salesiano que dormía en este cuarto era Carlos Pérez.

    • Vale,vale…Gracias Roberto.Ahora ya me doy cuenta.Estaba justo debajo de uno de los dormitorios,y daba pared con pared con los laboratorios,a los que se entraba por la zona de las aulas.

  12. En 8º yo debí dormir por esa zona en la que está sentado el de la cama. Es una aproximación histórica.
    Recuerdo lo revolucionario que fue cuando llegaron las taquillas y lo distinto que era poner la cabeza en la almohada y no ver a nadie ni a izquierda ni a derecha.
    También las revisiones de taquillas que había en busca de alimentos siempre con la intención de que no alimentaran a los ratones.
    La “celda” del salesiano estaba en la diagonal de donde están los personajes de la foto.
    Bien, flases dispares.

  13. Claro,claro…El recuadro que se ve detrás del “jurado valorador del Primer Festival Marinda de hacer camas sin arrugas”,corresponde a la chimenea que sube desde la cocina buscando el tejado.(Bueno.ya me puedo ir a dormir tranquilo…)

  14. Roberto,tienes que contarnos más cosas sobre ese dormitorio de abajo,un espacio que,al menos yo, tengo olvidado.
    El dormitorio de la foto es el que estaba justo encima de las aulas.Tenía ventanas que daban al patio,(No se ven porque quedan a la izquierda de la foto), ventanas que daban a la carretera,las de la derecha,y otras,las que vemos al frente, que daban al lateral.Tal como nos indican los “supertacañones”,en nuestros tiempos había unos armaritos adosados a las camas la mar de chulos.
    Lo que no entiendo,Javier, es la acción que se ve en la foto.Parecen unos salesianos supervisando la pericia para hacer la cama de alguien.¿No? ¿Era un castigo,fotografiado para que sirviera e ejemplo a las siguientes generaciones?¿O,tal vez,era la prueba de alguna ginkana?Roberto,Javier,ardo en deseos de que me aclaréis estas dudas.Un fuerte abrazo.

    • Quienes aparecen en la foto conmigo son familiares en alguna visita dominguera. Quien está “rehaciéndome” la cama es una cuñada (entonces aún no) que me dio una clase rápida de esos menesteres. Recuerdo que de vez en cuando había revisión del estado de las camas y las mesillas, aunque la verdad no demasiado concienzuda; bastaba conque la colcha estuviera “visible”.

  15. En el año 76-77, los que dormíamos en el dormitorio de abajo, no mas de 20, solo teníamos mesillas y armarios comunes. Cuando te cambiaban a los dormitorios de arriba era como un premio. Cuando llegamos a Logroño aquello era lujo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s